¿Cuál es el alimento que ayuda a bajar colesterol e inflamación?

180
Las semillas de chía, derivadas de la planta Salvia hispánica, han sido reconocidas por su alto valor nutricional y beneficios para la salud.

Este vegetal de la familia de la menta, originario de México y Guatemala, fue fundamental en la dieta de aztecas y mayas durante siglos.

Hoy en día, su cultivo se ha extendido a regiones tropicales y subtropicales de Sudamérica, como Ecuador, Bolivia y el Noroeste Argentino.

Las semillas de chía son catalogadas como superalimentos debido a sus múltiples beneficios.

Contienen altos niveles de ácidos grasos omega-3, lo que las convierte en una excelente opción para mejorar la salud cardiovascular.

Un informe de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard destaca que estos compuestos ayudan a reducir los niveles de triglicéridos en sangre.

Tambien disminuyen el riesgo de enfermedades cardíacas y actuan como antiinflamatorios naturales.

Además, estas semillas ofrecen una fuente completa de proteína vegetal, con los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir por sí mismo.

Según la misma institución, estas proteínas son vitales para el crecimiento y la reparación de células y tejidos.

A esto se suman una gran cantidad de antioxidantes, como compuestos fenólicos y flavonoides.

Que combaten los radicales libres, previenen el envejecimiento celular y enfermedades crónicas no transmisibles.

A pesar de estos beneficios, el consumo de semillas de chía debe realizarse con precaución.

La Escuela de Salud Pública de Harvard advierte que su ingesta excesiva puede causar problemas digestivos, como hinchazón y gases.

Y recomienda consultar a un médico antes de incorporarlas a la dieta en grandes cantidades.

También enfatiza la importancia de hidratarlas previamente para evitar dificultades en personas con problemas para tragar o digestivos.

Cuáles son los beneficios de las semillas de chía

Las semillas de chía se han consolidado como un verdadero tesoro nutricional.

Su composición en omega 3 no sólo ofrece beneficios cardiosaludables, sino que también actúa como un potente antiinflamatorio natural.

Esta propiedad es crucial en la reducción de la inflamación crónica, contribuyendo así a aliviar dolencias y mejorar la salud general.

Según la Escuela de Salud Pública TH Chan, de Harvard, estas semillas cuentan con nueve aminoácidos esenciales, los cuales el organismo no puede producir.

De todos modos, son extremadamente importantes para el crecimiento y la reparación de células y tejidos.

Además, tiene un gran número de antioxidantes, entre los que se encuentran los compuestos fenólicos, flavonoides. Acido cafeico, ácido clorogénico; miricetina, quercetina , kaempferol, según enumeraron desde el INTA en un documento.

Estos antioxidantes “reducen la acción de radicales libres, previenen el envejecimiento celular.

Ademas evitan la alteración de membrana celular y previenen enfermedades crónicas no transmisibles y/o degenerativas”, advirtió la institución argentina.

¿Por qué las semillas de chía ayudan a regular el colesterol?

Las semillas de chía son una fuente rica en ácidos grasos omega 3, particularmente ácido alfa-linolénico (ALA).

El cuerpo convierte el ALA en otros omega 3, como el EPA y DHA, que se asocian a la reducción del colesterol “malo” LDL y el aumento del colesterol “bueno” HDL.

Este cambio en el perfil lipídico contribuye a regular los niveles de colesterol en sangre.

Además, la fibra presente en la chía, especialmente la fibra soluble, también juega un papel importante en la regulación del colesterol.

La fibra soluble forma un gel en el intestino que atrapa el colesterol y evita su absorción, favoreciendo su eliminación del cuerpo.

¿Por qué las semillas de chía alivian la inflamación estomacal?

Al igual que con el colesterol, el omega 3 que contiene la semilla actúa como un potente antiinflamatorio natural.

Estos ácidos grasos ayudan a reducir la inflamación en todo el cuerpo, incluyendo el sistema digestivo.

Ideas para incorporar las semillas de chía a la dieta

Como las semillas de chía no tienen un sabor intenso, se pueden sumar a diferentes menús.

Como por ejemplo ensaladas, salsas, yogures o sopas para obtener un aumento de nutrientes, sin alterar la esencia del plato que estemos preparando.

El consumo de chía puede mejorar la resistencia a la insulina y controlar los picos de glucosa.

Espolvorear semillas de chía molidas en ensaladas, sopas de verduras o en los cereales para el desayuno (fríos o calientes).

Incorporarlas en los aderezos para las salsas, ensaladas o en la masa cruda que luego se utiliza para hornear para tartas, muffins o pan.

El gel de chía (semillas hidratadas por 15 minutos en agua) es un buen espesante para utilizar en batidos, budines y sopas.

Mezclarlas con yogur, avena o batidos.

Utilizar semillas de chía en lugar de huevos como agente espesante en sopas, guisos y salsas.

Fuente: www.infobae.com